Empresa
Servicios
Plagas
Interes
Contacto
+562 22090688 / +569 52439720
Manejo Integrado de Plagas

El Manejo o Control Integrado de Plagas (MIP o CIP) es un concepto desarrollado en los años 60 para evitar las consecuencias del uso abusivo de los plaguicidas en la agricultura lo que resultó en la resistencia de las plagas a los pesticidas, contaminación del agua subterránea, contaminación de cosechas con residuos de plaguicidas, altos costos de tratamientos, pérdida de eficacia de los productos utilizados, etc.

Uno de los conceptos fundamentales involucrado en el MIP es el hecho que erradicar una plaga es imposible y resulta irreal hablar de “exterminio” o “niveles cero” de una plaga, sino que se orienta a mantener el control de estas en niveles manejables (umbral de tolerancia) a través del uso de ciertas herramientas, bajo un programa de trabajo que considere entre otros la ineficacia al largo plazo y el impacto al medio ambiente que produce el control de plagas basado exclusivamente en pesticidas químicos.  

En este sentido, el MIP lleva a definir programas de control donde los pesticidas son parte de las herramientas de trabajo, pero no necesariamente su pilar fundamental.

En el contexto del MIP, aplicado a plagas urbanas, el “control” eficaz de moscas o baratas en cualquier ambiente, requiere el uso integrado, entre otras de, barreras físicas, condiciones de aseo e higiene, uso de trampas, uso de pesticidas, dado que ninguna es capaz de producir un control eficaz y mantenido en el tiempo por si sola.   
   
 
Este enfoque es además ampliamente conocido en la industria alimentaria por ser un sistema proactivo, es decir, se anticipa a las consecuencias de las plagas en los procesos productivos, constituyendo uno de los pilares básicos de las buenas prácticas agrícolas (BPA), buenas prácticas de manufactura (BPM), Buenas prácticas de higiene (BPH) y en los procedimientos operacionales estándares de sanidad (POES). Además, constituye un prerrequisito fundamental para la implementación del Sistema de Análisis de peligros y puntos críticos de control (HACCP).
 

 Algunas de las herramientas utilizables en un programa de MIP son las siguientes:
 
  •      Inspección inicial (Identificar la especie, densidad de la plaga, nivel de daño, etc)
  •      Educación (modificar comportamientos y procedimientos que favorezcan a la plaga)
  •      Exclusión (evitar el acceso de la plaga a determinados ambientes)
  •      Cooperación (trabajadores, clientes y controladores de plaga)
  •      Trampas (para insectos voladores, rastreros o roedores)
  •      Limpieza (Evitar condiciones atrayentes para plagas)
  •      Físico (temperatura, atmósfera controlada, etc.)
  •      Experiencia y capacitación de los controladores de plaga
  •      Pesticidas

 




EmpresaServiciosPlagasInteresContacto