Empresa
Servicios
Plagas
Interes
Contacto
+562 22090688 / +569 52439720
Garrapatas
 
Las garrapatas son ácaros, parientes cercanos de las arañas y constituyen uno de los grupos de parásitos externos más importantes que existen. Son hematófagos, es decir, se alimentan de sangre, producen importantes daños al ganado, animales de compañía y especies silvestres, produciendo gran cantidad de enfermedades.
 
La garrapata que más afecta a las mascotas es la garrapata café del perro, (Rhipicephalus sanguineus) la que con menor frecuencia puede encontrarse también en gatos u otros animales, incluso en los seres humanos.
La garrapata café se sube a 3 huéspedes distintos a lo largo de su ciclo de vida (en algunos casos puede tratarse del mismo animal).

BIOLOGÍA
Las garrapatas pasan por cuatro etapas de crecimiento: huevo, larva, ninfa, y adulto.
Una vez que emerge del huevo, la larva busca un animal del cual alimentarse,  se alimenta, cae del animal (hospedero) y pasa a la etapa de ninfa. La ninfa hambrienta busca nuevamente otro hospedero, se alimenta y una vez llena de sangre, se deja caer al suelo, pasando a la etapa de adulto.  Las garrapatas no pasan de animal a animal.
Los adultos buscan otra vez un hospedero y comienzan a alimentarse, se sujetan  firmemente y perforan la piel del hospedero mediante un aparato bucal con ganchos y entierran completamente la cabeza bajo la piel succionando sangre, por esta razón si una garrapata es arrancada en forma incorrecta, la cabeza puede permanecer enterrada en la piel.
Si no es removida, el adulto hembra se mantiene unida de 5 a 7 días, pudiendo aumentar su tamaño cuatro veces y 100 veces su peso.  

El macho también se alimenta, pero menos que la hembra. La reproducción ocurre en el hospedero y después de alimentarse la hembra se baja del hospedero y una semana después pone entre 3.000 a 4.000 huevos para luego morir. Los huevos dan origen a miles de larvas, reiniciándose un nuevo ciclo.

En condiciones favorables, el ciclo biológico de la garrapata color café se desarrolla en unos dos meses, pudiendo extenderse a más de 900 días si las condiciones no son favorables.                                                     
           

CONTROL DE LAS GARRAPATAS
Algunos de las desencadenantes para la búsqueda de hospederos incluyen cambios en la temperatura, largo del día, detección de anhídrido carbónico, amoniaco y calor corporal de los hospederos.
Las garrapatas se arrastran hacia su potencial hospedero o estiran sus patas delanteras, esperando el paso de algún animal. Estas patas poseen órganos especializados en la detección de anhídrido carbónico de un potencial hospedero.
Algunas garrapatas pueden desplazarse hasta 21 metros hacia un potencial hospedero mientras que otras prácticamente no se mueven. No saltan o vuelan por lo que deben, literalmente,  entrar en contacto con el hospedero.
Los lugares favoritos para garrapatas adultas en reposo incluyen pastos altos y arbustos. Las garrapatas inmaduras tienden a permanecer cerca de la cubierta de hojas o aún más bajo en la vegetación donde tienen más probabilidades de encontrar roedores pequeños y aves que se posan en el suelo.
El contagio con garrapatas se produce debido a que las mascotas entran en contacto con un ambiente infestado por estos parásitos.
Debido a las condiciones de temperatura favorables para la proliferación de garrapatas durante primavera - verano, los programas de control, tanto en el perro como en el entorno, deben realizarse desde el inicio de la primavera hasta el otoño.
El control, pueden lograrse mediante el uso de distintos productos veterinarios, siendo los más efectivos aquellos que se aplican sobre la espalda del animal y que tienen una gran persistencia.

Ubicación en la mascota.
Las garrapatas se ubican de preferencia en áreas del cuerpo donde la piel es más fina y existe mayor irrigación sanguínea como las orejas, alrededor de los ojos, entre los dedos, en la nuca, el cuello, etc. Ante una infestación severa es posible encontrarlas en todo el cuerpo. En los gatos las garrapatas se ubican con mayor frecuencia en el cuello y la cara.


Recomendaciones
Al retirar una garrapata, usar guantes y una pinza, y colocarla en un recipiente con alcohol para matarla y destruir sus huevos. No aplastarla o pisarla, tampoco arrojarla al basurero o en el inodoro debido a que como continúa viva,  puede seguir reproduciéndose.
Desinfectar la lesión que deja en la piel de la mascota de modo de evitar infecciones bacterianas o evitar algunas moscas pongan huevos.
Mantener corto el pasto del jardín, evitar que su perro o gato ingrese a terrenos baldíos u otros lugares donde existan pastizales o arbustos. Siempre que pasee a su mascota en espacios públicos revise el animal al volver a la casa.


Prevención
Los dos aspectos claves para el control de garrapatas son:
Tratamiento preventivo de la mascota. Existen distintos productos y formas de aplicación para el control de garrapatas,  piojos y pulgas. Entre estos productos, los de aplicación tópica tienen un mejor resultado que el champú y los baños. Consisten en una pipeta cuyo contenido se coloca sobre el dorso del animal y tiene una persistencia prolongada.

Control ambiental. Se recomienda aspirar tanto alfombras como debajo de los sillones y muebles. Lavar con frecuencia la cama de la mascota o caniles. Una larva puede sobrevivir sin alimentarse alrededor de  1 año y las garrapatas adultas trepan hasta un metro del suelo, por lo que se debe aplicar insecticida en paredes y grietas hasta esa altura.




EmpresaServiciosPlagasInteresContacto